Recibirán alumnos Sacramentos de la Comunión y Confirmación.

Ciudad de México.– La Comunidad Educativa del Instituto Anglo Español (IAE), plantel Sadi 13, realizó las pláticas presacramentales para papás y padrinos de los alumnos de secundaría que recibirán los Sacramentos de la Comunión y Confirmación.

La ceremonia se realizará este 08 de abril a las 10:00 horas en la Parroquia del Santísimo Redentor de la Colonia Cuahuthémoc, impartida por el Obispo Carlos Briseño Arch, Auxiliar de la Segunda Vicaría de la Arquidiócesis Primada de la Ciudad de México.

¿Qué es el Sacramento de la Confirmación?

El sacramento de la Confirmación es uno de los tres sacramentos de iniciación cristiana. La misma palabra, Confirmación que significa afirmar o consolidar, nos dice mucho.

En este sacramento se fortalece y se completa la obra del Bautismo. Por este sacramento, el bautizado se fortalece con el don del Espíritu Santo. Se logra un arraigo más profundo a la filiación divina, se une más íntimamente con la Iglesia, fortaleciéndose para ser testigo de Jesucristo, de palabra y obra. Por él es capaz de defender su fe y de transmitirla. A partir de la Confirmación nos convertimos en cristianos maduros y podremos llevar una vida cristiana más perfecta, más activa. Es el sacramento de la madurez cristiana y que nos hace capaces de ser testigos de Cristo.

Sentido de la Eucaristía como Sacramento:

Naturaleza

La eucaristía es el sacramento en el cual bajo las especies de pan y vino, Jesucristo se halla verdadera, real y substancialmente presente, con su cuerpo, su sangre, su alma y su divinidad.

Se le llama el “sacramento por excelencia”, porque en él se encuentra Cristo presente, quien es fuente de todas las gracias. Además, todos los demás sacramentos tienden o tienen como fin la Eucaristía, ayudando al alma para recibirlo mejor y en la mayoría de las veces, tienen lugar dentro de la Eucaristía.

A este sacramento se le denomina de muchas maneras dada su riqueza infinita. La palabra Eucaristía quiere decir acción de gracias, es uno de los nombres más antiguos y correcto porque en esta celebración damos gracias al Padre, por medio de su Hijo, Jesucristo, en el Espíritu y recuerda las bendiciones judías que hacen referencia a la creación, la redención y la santificación. (Cfr. Lc. 22, 19)

Referencia: Catholic.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *